Saltar al contenido

Insumos para cerveza artesanal

Insumos para cerveza

Si quieres lograr una cerveza de gran sabor y de calidad, los insumos para cerveza artesanal son claves en el proceso de elaboración.

Aquí analizaremos las claves de los insumos para elaborar cerveza, qué calidad deben tener y los secretos que debes conocer de cada uno de ellos.

¿Cuáles son los ingredientes de la cerveza necesarios para hacer cerveza artesanal?

Por nuestra experiencia te aseguramos que comprendiendo la importancia de cada ingrediente de la cerveza podrás escoger aquellos que harán de tu receta la mejor cerveza artesana que hayas probado.

Aquí analizaremos en detalle todo lo que necesitas saber sobre la materia prima necesaria para fabricar la cerveza artesanal:

1. El agua

Te sorprenderá saber que el agua representa alrededor del 90% de la composición de la cerveza. Así mismo como lo lees, el agua constituye prácticamente toda la cerveza, y si bien te puede parecer un elemento bastante simple, tienes que prestarle mucha atención al tipo de agua que vas a utilizar.

Su importancia radica en que su composición mineral afecta considerablemente el sabor del producto final. La mayoría de los cerveceros artesanales utilizan el agua del grifo y ésta dependiendo de la región puede variar en la concentración de iones y sales.

De ahí que algunas cervezas artesanas tengan sabores y aromas muy peculiares gracias a la variación de los carbonatos, sulfatos, calcio, sodio y magnesio del agua con la que han sido preparadas.

Antes de comenzar tu preparación de cerveza, te recomendamos verificar con que tipo de agua cuentas, así puedes identificar si es:

Agua blanda: Esta es el agua que tiene bajo contenido de calcio, y es el tipo de agua recomendada para la elaboración de cervezas ligeras como las tipo Lager.

Agua dura: Esta es el agua con una mayor composición de calcio, lo que la hace más alcalina. En este tipo de agua suele prepararse mejor las recetas de cervezas negras.

Para asegurarte de que la composición mineral del agua no vaya a afectar el sabor de la cerveza puedes valerte de instrumentos para la valoración de la acidez o alcalinidad del agua, como por ejemplo, un pHmetro.

Este es uno de los instrumentos que debes tener entre tu equipamiento para hacer cerveza, para aquellos casos en los que tengas que jugar con los ingredientes y hacer algunas correcciones con el agua, y los puedes conseguir en los sitos especializados de venta de insumos para hacer cerveza.

2. El lúpulo

Ese característico aroma y sabor amargo de la cerveza que tanto gusta es producto de las flores de lúpulo. Esta es una planta, científicamente conocida como Humulus lupulus, que como dato curioso y sorprendente pertenece a la familia de la planta de cannabis.

En la elaboración de la cerveza se utilizan las flores femeninas del lúpulo, compuestas principalmente por celulosa, proteínas, azúcares y pectinas. Cada uno de estos elementos cumple un rol fundamental en el aroma y el sabor de la cerveza.

Como todo componente vegetal, el lúpulo contiene además otros agentes activos que son esenciales en la fermentación de toda cerveza.

  • Alfa y beta-ácidos: Son los responsables de aportar cierto amargor al mosto y además tienen actividad antimicrobiana. Una vez sometidos a altas temperaturas durante el hervor los alfa y beta-ácidos se convierten en sus formas isoméricas, las formas químicamente activas.
  • Polifenoles: Este es un grupo de sustancias vegetales que proporcionan astringencia a la cerveza, y tienen también la propiedad de precipitar proteínas de la malta y la cebada durante la cocción del mosto. Gracias a esto, el lúpulo ayuda a la clarificación de la cerveza.
  • Aceites esenciales: Las flores de lúpulo concentran en su interior una amplia gama de aceites esenciales, entre ellos los terpenos que constituyen los elementos responsables del aroma de la cerveza.

Como puedes notar, parte de la química de la cerveza está en los componentes naturales del lúpulo que interactúan con la malta y el resto de los ingredientes que componen al mosto. Y el resultado de estas reacciones es una bebida refrescante y deliciosa.

En las tradiciones cerveceras más antiguas se utilizaban flores de lúpulo recién cortadas para la preparación del mosto; pero en la actualidad y con el auge cervecero en tantos países, conseguirlas puede ser un poco complicado.

No obstante, esto no debe ser impedimento para que un homebrewer pueda comprar un lúpulo de gran calidad.  Aquí te ofrecemos las mejores presentaciones de lúpulo y con la frescura que le garantizará aroma y sabor a tu cerveza.

Estas son las presentaciones en las que puedes comprar lúpulo:

  • Flor desecada completa: Las brácteas de la flor son desecadas para eliminar toda la humedad a una temperatura de 65ºC y luego empaquetadas al vacío. Esta presentación ofrece la ventaja de que es fácil su recuperación luego de terminada la fermentación.
  • Pellets: Esta es la presentación de lúpulo favorita para la cerveza artesanal porque el procedimiento mediante el cual se elaboran los pellets mantienen intactos los alfa y beta-ácidos y los polifenoles. Además estos pellets son muy estables durante el almacenamiento.
  • Discos de lúpulo: En esta presentación las flores deshidratadas son comprimidas en forma de discos o tabletas. Esta presentación aún cuando es muy cómoda tiene la desventaja de que el proceso de compresión puede dañar algunos de los componentes activos de la flor.
  • Extractos: Esta es una forma aún más procesada del lúpulo, por lo que sus componentes activos ya vienen isomerizados; es decir, que los alfa y beta-ácidos ya vienen transformados a su forma activa. Te recomendamos el uso de pellets para dar el toque amargo justo a la receta de tu cerveza.

Cuando estás buscando ventas de insumos para preparar cerveza, te darás cuenta de que existe una amplia variedad de especies de lúpulo. Y seguro te vas a preguntar ¿Cuál es el lúpulo que debo escoger?

La respuesta es esta pregunta es que la elección del lúpulo se basa en la receta que vas a preparar. De esta manera puedes elegir entre tres categorías básicas de lúpulo:

Lúpulos amargos: Como los alfa-ácidos son los responsables de conferir el amargor en la cerveza, para cervezas con este sabor más acentuado debes comprar este tipo de lúpulos.

Lúpulos aromáticos: Estas variedades de lúpulo tienen mayor cantidad de aceites esenciales que les van a conferir mayor aroma a la cerveza.

Lúpulos mixtos: Estos son los lúpulos que poseen un equilibrio entre la cantidad de ácidos esenciales y alfa-ácidos, de manera que con ellos puedes lograr una cerveza con toque amargo y más aromatizada.

Como ves, en la fabricación de una buena cerveza artesana tienes que cuidar los detalles. Los ingredientes deben ser de la mejor calidad y deben ser seleccionados pensando bien los sabores y aromas que quieres lograr.

En la medida que adquieras experiencia y vayas probando tus creaciones podrás ir experimentando con las distintas variedades de lúpulo que te ofrecemos, te aseguramos que obtendrás combinaciones que harán únicas tus cervezas.

3. Malta

La malta es el cereal malteado que aporta los azúcares a la preparación del mosto. Dependiendo de la tradición, la receta y el tipo de cerveza que vas a preparar, este cereal malteado puede cebada, trigo o avena.

Se denomina malta porque el cereal ha sido sometido a germinación mediante un proceso de tostado. Esto hace que las enzimas del grano se activen y queden preparadas para la maceración y posterior fermentación. En este punto nos podemos dar cuenta que continúa la química natural de los ingredientes.

Ahora te mostraremos que puedes conseguir diferentes tipos de maltas. Sus características varían según el malteado o tostado al que hayan sido expuestas, y le conferirán distintos tonos a tu cerveza.

Malta base: Esta es la malta no tostada, es decir que solo ha sido secada, y es la más utilizada en las recetas clásicas de cerveza artesanal. Tiene la propiedad de que sus enzimas mantienen su integridad y puede transformar en alcohol sus propios azúcares  y los azúcares de los otros cereales que se añadan al mosto.

Estos son los tipos de malta base más utilizados en las recetas:

  • Pilsner
  • Pale
  • Golden promise
  • Maris otter

Maltas Mixtas o Kilned Malts: Estas son las maltas que han sido sometidas a un tostado suave y sus enzimas mantienen la integridad suficiente como para transformar sus propios azúcares.

El procedimiento mediante el cual se hace el malteado varía de acuerdo con el tipo kilned malt, obteniéndose entonces las maltas claras, las caramelo o las más oscuras.

Estas son las principales variedades de maltas mixtas que puedes conseguir:

  • Cristal, de color más claro
  • Caramelo, que otorgan un color marrón más rojizo
  • Munich, que otorga un color ámbar
  • Vienna, con un color ámbar más claro

Maltas quemadas: Su nombre lo dice, son maltas tostadas muy oscuras que han sido quemadas a altas temperatura. Estas maltas son utilizadas para aportar tonos más oscuros a la cerveza y olores más profundos.

Ya que  las temperaturas altas inactivan a las enzimas, estas maltas no inducen la producción de alcohol en la fermentación. Es por ello que se usan en combinación con otras maltas en las recetas.

Te recomendamos las maltas quemadas si tienes una receta para cerveza tipo Porter o Stout. Si se trata de estas maltas quemadas de aromas tan especiales también te ofrecemos una amplia variedad.

  • Malta Chocolate, que imprime un aroma con notas de vainilla y chocolate.
  • Malta Biscuit, esta tiene un tostado más moderado parecido al color ámbar y con ella puedes lograr un aroma cercano al de biscochos o galletas.
  • Malta Black patent, esta por su parte es la de mayor nivel de tostado y con ella podrás lograr un color bastante oscuro. Te recomendamos que uses esta malta con moderación ya que el exceso puede traducirse en un sabor muy amargo que incluso puede llegar a ser desagradable.

Cuando buscas una buena receta para hacer cerveza artesanal te vas a encontrar que combinan distintos tipos de maltas, y esto es precisamente para crear sabores muy particulares e incluso personalizados.

4. La levadura

Este es el único ingrediente con ‘’vida propia’’ que vas a necesitar para hacer cerveza. La levadura (científicamente: Saccharomyces cerevisiae) se trata de un microorganismo unicelular redondeado que pertenece a la familia de los mohos, y desde el punto de vista alimenticio es uno de los que se considera benéfico.

Y cómo no considerarlo beneficioso, si gracias a la levadura podemos hacer panes, vinos y las espumantes cervezas. El tratamiento de la levadura debe ser gentil sobre todo cuidando la temperatura de fermentación, porque esto asegura que este microorganismo pueda degradar los azúcares y convertirlos en alcohol y CO2.

Otro punto relevante de la levadura como ingrediente fundamental en la fabricación de la cerveza artesanal es que imparte aromas y sabores complementarios durante la fermentación. Por ello cuando vas a comprar levadura te vas a encontrar con todos tipos fundamentales.

Levaduras Ale: Estas son las de uso más tradicional y aportan aromas y sabores afrutados a la cerveza cuando la fermentación se lleva a cabo a altas temperaturas.

Levaduras Lager: El uso de este tipo de levaduras es un poco más reciente en comparación con las levaduras Ale. Se caracterizan por necesitar temperaturas bajas para poder fermentar y el sabor y aroma que aportan son más tenues y delicados.

Cualquiera que sea la levadura que escojas entre las que te ofrecemos hará que la fermentación de tu cerveza sea exitosa, por supuesto si mantienes con rigurosidad las temperaturas que cada una necesita.

Las presentaciones de las levaduras pueden variar entre levadura granulada o levadura líquida. Su diferencia radica en la forma en la que han sido tratadas para presentarla al consumidor; pero su calidad y vida útil están certificadas por sus fabricantes.

Por tratarse de un organismo vivo, te recomendamos cuidar la forma en la que almacenes la levadura para asegurarte de que se mantenga activa por más tiempo. Lo ideal es mantenerla refrigerada y libre de humedad, y por supuesto siguiendo las recomendaciones del fabricante.

Otros ingredientes para aportar sabor a la cerveza artesanal

Hasta este punto te hemos descrito los ingredientes básicos que necesitas para preparar una cerveza artesanal como debe ser. Pero como la cerveza se trata de sabor, puedes incluir otros tantos elementos que no son tan comunes pero que sin duda imprimen toques especiales de aroma y sabor.

Te vamos a mencionar solo algunos de los más utilizados por los cerveceros artesanales, sin embargo los detalles de las proporciones y el momento de agregarlos en la cerveza va a depender de la receta en sí.

  • Arroz: Es usada por muchas cervecerías artesanales para aumentar las cantidades de almidón en la preparación.
  • Miel: Se usa en las recetas para cerveza artesanal tipo Honey y le proporciona mayor dulzor y un inigualable color dorado.
  • Café: Su adición es clásica en las cerveza tipo Porter y aporta mayor complejidad al sabor.
  • Piel de naranja: Es utilizada en la cocción del mosto y le imprime un sabor cítrico muy particular.
  • Pimienta negra: También es común ver este ingrediente en las recetas de cervezas Porter, debe usarse en pequeñas dosis y su sabor crea tonos más profundos y complejos en la cerveza
  • Romero: Si quieres un sabor algo mentolado, esta hierba de provenza usada en pequeñas cantidades en ideal durante la cocción del mosto.

¿Dónde comprar los mejores insumos para cerveza artesana?

Ahora si tienes la lista completa de todos los insumos para poner a andar tu fábrica de cerveza artesanal en casa. Y para que tu idea cervecera se haga realidad nada mejor que escoger la mejor materia prima.

Te presentamos la posibilidad de comprar cada uno de los ingredientes o escoger entre los mejores Kits de insumos para hacer cerveza artesanal, que conjugan la combinación ideal de maltas, lúpulos y levadura para preparar tu receta.

Seleccionar todos los implementos e insumos que te ofrece un distribuidor oficial te da la garantía que cada paso en tu receta te llevará a preparar la mejor cerveza del mundo.