Saltar al contenido

Malta para cerveza artesanal

Malta para cerveza

De seguro te ha pasado que dudas en que si la malta es cebada, o se trata de otro cereal entre los ingredientes para preparar cerveza. Si has tenido esa interrogante, aquí te vamos a aclarar qué es la malta y para qué sirve cuando se trata de cervezas.

¿Qué es y para que sirve la malta para cerveza?

Para que salgas de esa duda de una vez, la malta no es más que los granos de un cereal que han sido germinados y posteriormente sometidos al malteado o tostado, tan sencillo como eso.

En el tema de las cervezas artesanales e industriales te vas a encontrar que se pueden maltear diferentes tipos de cereales, y el malteado tiene como finalidad activar enzimas distáticas o amilasicas presentes en el interior del grano.

Los azúcares de los cereales no pueden ser utilizados directamente por la levadura durante la fermentación si no se han activado estas enzimas mediante la germinación y tostado del grano.

Si bien el lúpulo y la levadura son materias primas indispensables para poder hacer cerveza, la malta también lo es. Y es que la malta, es quien proporciona al mosto todos los azúcares y otros micronutrientes que se van a convertir finalmente en alcohol tras la fermentación.

La explicación más detallada del proceso de malteado y los diferentes tipos de malta con los que puedes hacer cerveza te la vamos a dar un poco más adelante. Te aseguramos que luego de haberlo leído estarás listo para saber seleccionar y comprar  la malta ideal para la cerveza que planeas preparar.

Tipos de maltas para cerveza artesanal

Ya que vas a comenzar con tu producción de cerveza artesanal,  te conviene saber que la principal malta utilizada como materia prima para la elaboración de cerveza es la malta de cebada.

Para hablar de tipos de malta de cebada hay que tomar en cuenta los factores que facilitan su clasificación: tiempo, humedad y temperatura a la que han sido malteadas.

En base a esto la malta de cebada se divide en tres categorías:

Maltas base: Estas son las más utilizadas en la cervecería; su malteado se hace a bajas temperaturas logrando mantener mayor actividad de las enzimas diastáticas.

Ya que las maltas bases pueden transformar todos sus almidones  y los de otros cereales que se agreguen al mosto, pueden ser utilizadas en cualquier receta de cerveza que se te ocurra

Entre las maltas bases más conocidas se encuentran la malta Munich, la malta Vienna, la malta Pilsner y la malta Pale Ale, y comparten la característica de aportar tonos dulces y suaves a la cerveza porque el grano solo se tuesta ligeramente.

Las maltas base son ideales para cervezas:

  • Pilsner
  • Ale
  • Munich Dunek
  • Cream Ale

Maltas Cristal: Te vas a encontrar con cierta divergencia en su denominación porque también son conocidas como Maltas Caramel. La  diferencia entre estas maltas y las anteriores es que pasan por el tostado inmediatamente después de la germinación sin haber sido secadas. La temperatura del mateado es mayor que las de las maltas base, entre 100-160 ºC, en función del color y tono tostado que se busca.

La caramelización que se logra de los azúcares en el grano hace que las cervezas tengan notas reminiscentes a azúcar quemado, toffe y pasas.

Estas maltas son ideales para cervezas como:

  • Amber Ale
  • Scottish Ale
  • English Bitter

Maltas tostadas o atezadas: Estas son sometidas a temperaturas mucho más altas, superiores a los 170 ºC despues del proceso de secado. A diferencia de las maltas base y las caramelizadas, en las maltas tostadas, las altas temperaturas inactivan las enzimas diastáticas.

Es por ello que este tipo de malta se usa principalmente para aportar tonos y aromas intensos a quemado a la cerveza, y realmente no tienen la capacidad de convertir los almidones.

Estas maltas tostadas son preferidas para este tipo de cervezas:

  • Porter
  • Stout
  • Brown Ale
  • Amber

Te hemos descrito los principales tipos de malta de cebada, pero los cerveceros no se conforman con un solo tipo de cereal. Y es que en la variedad está el gusto.

La elaboración de cerveza artesanal te da la ventaja de poder combinar varios cereales como trigo, centeno, avena, etc. para realzar el cuerpo y mejorar la retención de espuma.

Estos son otros tipos de malta que puedes utilizar en tu receta e ir experimentado con sus azúcares y sabores:

Malta de trigo: Este cereal aporta mayor contenido de proteínas con respecto a la cebada, lo que genera una espuma más cremosa en el producto final; sin embargo puede causar cierta turbidez a la cerveza.

Malta de avena: Su uso no es tan común ya que gracias a su contenido alto de proteínas y aceites puede afectar la formación y retención de la espuma. Sin embargo, para algunos tipos particulares de cerveza artesanal son ideales porque aportan tonos de aroma y sabor a galletas o biscocho.

Malta de centeno: El poder diastático del centeno es muy similar al de la cebada y al trigo y cada vez más cerveceros la utilizan en sus recetas artesanas gracias a que tiene un sabor tan particular que no se consigue con ningún otro cereal.

La variedad de maltas que te ofrecemos es amplia, y si se trata de comprar las mejores maltas para hacer de tu cerveza una experiencia llena de sabor y espuma, haz llegado al lugar correcto.

Maltas ideales para cada tipo de cerveza

Realmente no existe una regla general que indique que un determinado tipo de malta sea usado exclusivamente para un tipo de cerveza. Muy por el contrario, en la industria cervecera, y más aún en las artesanales, la mezcla de maltas da origen a esos sabores tan únicos.

Ahora bien, tomando en cuenta las propiedades que aportan los principales tipos de malta te podemos dar una guía breve cuales maltas son convenientes para las cervezas artesanales más populares.

Cerveza rubia: Para este tipo de cervezas suaves y de tonos dorados lo ideal es utilizar maltas bases, que hayan sido tostadas muy ligeramente, ejemplo de éstas tenemos la malta pale.

Cerveza negra: Al tratarse de cervezas muy oscuras y con tonos terrosos, lo ideal para su preparación es una combinación de maltas tostadas y maltas quemadas. Las maltas ideales para cervezas negras son la Black malt, malta chocolate, malta cristal y malta caramelo.

Cerveza ámbar: El color de esta cerveza puede ir de caramelo a rojizo y esto se debe a la combinación de maltas tostadas a temperaturas intermedias y altas. Las idóneas para cervezas rojas o ámbar son malta biscuit, malta ámbar, malta munich y malta pale ale.

Cerveza IPA: Este tipo de cervezas son más claras que las ámbar y las negras y suelen combinar principalmente la malta Pale Ale y la malta Cristal. La mezcla de estas maltas le aporta un inigualable cuerpo y retención de espuma a la cerveza.

¿Cómo se utiliza la malta en la cerveza?

Una vez que tienes todos los insumos para cerveza artesanal entre ellos la malta, el lúpulo, la levadura, que son la base principal de la preparación, puedes proceder a hacer la maceración de los ingredientes.

Es aquí en la maceración donde todos los azúcares, proteínas y nutrientes de la malta entran en acción. La temperatura de la maceración es determinante para que las enzimas activas de la malta conviertan a los azúcares fermentables.

El producto resultante de la maceración es el mosto, un líquido característicamente azucarado y cuyo color puede variar en función de las maltas que hayas utilizado.

Por supuesto para la elaboración del mosto hay algunos puntos importantes que debes tener en cuenta, como por ejemplo, la cantidad de granos de malta que vas a añadir a tu receta; esto te lo explicaremos a continuación.

Cálculo de malta para cerveza

La cantidad de malta de que se utiliza para preparar cerveza es variable y por supuesto depende de la receta, el grado el alcohólico, el volumen de cerveza que vayas a preparar, etc.

Te vamos a recomendar un método bastante sencillo para hacer el cálculo de la malta que vas a añadir en la maceración.

Debes tomar en cuenta el volumen de cerveza y el grado alcohólico y seguir esta regla matemática:

Kg = (Litros x grado alcoholico)/26

El resultado será la cantidad en kilogramos de grano total de malta que vas a utilizar.

El proceso de malteado en la cerveza

Para la elaboración de cerveza puedes comprar la malta sin tostar y hacer el malteado si ya tienes experiencia en eso de los hornos, o puedes adquirir los granos ya tostados según el tipo de malta que escojas.

Ahora si te animas a hacer el proceso desde cero y maltear tu grano te explicaremos en qué consiste el malteado

Son tres fases fundamentales en los que se preparan los granos para poder darle el poder diastático que se busca en la malta.

1. Germinación

Primero hay que darle humedad a los granos dejándolos remojar por alrededor de 46 horas o hasta que alcancen una absorción de al menos la mitad de su peso seco. Esto activa la germinación del grano y se dejan a temperatura y humedad constante durante 4 días.

Con la germinación se busca activar las enzimas primordiales del embrión y aumentar la cantidad de nutrientes en el grano, y el producto que se obtiene es lo que se conoce como malta verde.

2. Secado

Ahora la malta verde se debe secar en un horno a 50-70 ºC para eliminar la humedad y dejar los granos con 4% aproximadamente de agua en su interior. El grano que se obtiene tras el secado da lugar a la malta base.

3. Horneado

Los granos que son destinados a otros tipos de malta finalmente son sometidos altas temperaturas por tiempos prolongados en función del color y el sabor que se busca.

Al someter la malta a temperaturas moderadas por corto tiempo se obtienen maltas claras; mientras que los horneados largos y temperaturas altas dan lugar a maltas oscuras y fuertes como las Cristal y las maltas tostadas.

Consejos para comprar una buena malta para hacer cerveza artesanal

Definitivamente uno de los secretos para que tu cerveza artesanal sea un éxito es seleccionar la mejor materia prima, desde el agua, la levadura, el lúpulo y por su puesto la malta.

Estos son los consejos para comprar una buena malta para cerveza.

  • Lo primero que debes tener en mente es qué tipo de malta necesitas en tu receta, porque en función de su poder diastático podrás los sabores y aromas que buscas.
  • Prefiere una malta que te garantice frescura y buena calidad del grano. Las marcas de los mejores fabricantes siempre te ofrecen garantía en la integridad del grano.
  • Debes verificar el tipo de almacenamiento que ha tenido la malta antes de comprarla. Por ser un producto natural es necesario que haya sido mantenida en un lugar seco y fresco y que el empaque mantenga la malta libre de humedad.

Comprar malta para cerveza al mejor precio

Escoger y comprar una buena malta hará que tu cerveza realce en categoría. Si estas buscando donde comprar las mejores maltas para comenzar con buen pie tu fábrica de cerveza, este es el lugar indicado.

Te ofrecemos maltas base, tostadas, mixtas, con la seguridad que te pueden brindar los mejores fabricantes, cuidadosos de que cada proceso se lleve a cabo bajo los controles de calidad más estrictos para garantizar un producto que te satisfaga.

Y lo mejor de todo, es que encontrarás las mejores maltas al mejor precio.